Skip to content

La fábrica y la autoestima recuperadas

May 7, 2010

Durante el último cuarto del siglo XX Argentina fue el escenario en donde se llevó adelante la implantación de un modelo económico neoliberal que en base a la desregulación, el libre mercado, y las importaciones, destruyó la industria nacional.

Este modelo conjuntamente con altas tasas de desempleo, pobreza estructural,  privatización de empresas publicas, especulación financiera y corrupción terminó eclosionando en el año 2001. Las empresas que quedaron comenzaron a ser cerradas por quiebras, muchas veces fraudulentas, o fueron abandonadas por sus dueños. En total en el país fueron cerradas 5 mil fábricas. Es en este contexto en que los trabajadores comenzaron a ponerse al frente de la defensa de sus puestos de trabajo, poniendo a producir las fábricas ellos mismos, mediante la toma y la autogestión.

Este fenómeno de recuperación de fábricas se enmarca dentro de los llamados nuevos movimientos sociales: piqueteros, movimientos de desocupados, asambleas barriales, que surgen durante la década del 90 y toman mas fuerza partir de la crisis del 2001 como vías de resistencia, solidaridad y protección de los principales actores afectados por el crack económico.

Su modo de gestionar las empresas es en base a organizarse mediante una cooperativa. Juan Garay, de la Federación de Cooperativas de Trabajo (Fecootra) explica que: «Lo primero que hacemos cuando una empresa quiebra es tratar de que se convierta en una cooperativa. Para poder expropiar la empresa en decadencia es necesario tener una figura jurídica al efecto de presentarte al juzgado».

A partir de allí los obreros encaran la lucha para que luego de establecida la quiebra sea dictada una ley de expropiación para que la fábrica sea cedida a los trabajadores. “La ley se otorga una vez que el ministerio de la Producción establece si dicha fábrica es viable o no. Si lo es, el Estado expropia los bienes y la cooperativa conformada por los trabajadores tiene un plazo de dos años para abonar la deuda”.

La autogestión, demostró que si, en medio de la crisis, los obreros se ponen al frente de la lucha con autoestima,  son capaces de salir adelante, ser dueños de sus propias empresas,  y hacerlas rentables. De esta forma en los últimos 8 años, 12 mil puestos de trabajo fueron reintegrados en más de 130 fábricas recuperadas.

Por Sebastián Griffin

From → Análisis

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: